Sistema Radiofónico Informativo

EDITORIAL. Es momento de reflexionar

SRI-8

25 de diciembre. A solo una semana de que concluya este año que ha sido por demás complicado, difícil y doloroso para nuestro país y para el resto del mundo, y en plena celebración de la navidad, se antoja una reflexión.

Esta navidad es totalmente distinta de todas las anteriores porque la pandemia del Covid-19 nos impuso una celebración sin festejos ni reuniones, sin el encuentro físico con nuestras familiares y amigos, con el dolor por la pérdida de muchos conocidos y seres queridos.

Lamentablemente también fueron muchas las personas que, pasando por encima de todas las recomendaciones, se empeñaron en salir de compras, en atiborrar mercados y tiendas, y en festejar como si nada ocurriera. Por desgracia, las consecuencias de esta actitud irresponsable las veremos reflejadas en las próximas semanas en un incremento de contagios y de muertes.

Pero más allá del tema de salud con sus implicaciones económicas, sociales y políticas, llegamos a esta navidad en un clima de polarización y encono. En los dos últimos años se han alimentado desde las más altas esferas del poder político las confrontaciones y el resentimiento social, descalificando a quienes piensan diferente, y dividiendo al país en “transformadores” y “neoliberales”, “demócratas” y “conservadores”, “fifís” y “chairos”.

La celebración de la navidad despierta en los seres humanos los sentimientos más nobles y nos permite dar una tregua a las diferencias y a los agravios.

Por eso, hoy, más que nunca la celebración de la navidad debe ser un momento propicio para reflexionar, pero sobre todo una oportunidad de revisar actitudes y modificar conductas inadecuadas.

En esta época de reconciliación y unidad, de afecto y solidaridad, se impone recordar que por encima de nuestras distintas maneras de pensar y de actuar todos somos mexicanos.

Desgraciadamente el panorama que nos ofrece el año que está a punto de iniciar no es alentador; por el contrario, se antoja mucho más complicado en todos los aspectos, que el agonizante 2020.

La polarización de la sociedad se acentuará el próximo año, con motivo de las elecciones federales y locales que se realizarán el primer domingo de julio, si los gobiernos y los ciudadanos no cambiamos nuestra actitud.

Hoy las autoridades deben ser empáticas con los ciudadanos y generar las condiciones que propicien un clima de unidad y de respeto a las diferentes maneras de pensar, así como la esperanza de que habrá un mejor futuro para todos.

Es tiempo de cambiar la manera de hacer política, de que los partidos y los candidatos apuesten al convencimiento por encima de la descalificación, a la propuesta sobre la descalificación, a la construcción de un clima de paz y estabilidad, por encima de la destrucción de las instituciones.

Hoy todos debemos darnos cuenta de que pocas cosas han hecho tanto daño a nuestro país, el país de todos, como las descalificaciones y los divisionismos.

A todos nos toca contribuir a que esto sea posible.

Es momento de reflexionar.

Deja un comentario