Sistema Radiofónico Informativo

REPORTAJE. Favor del Soberano, lluvia en verano

AVIONETA

31 de julio. La temporada de lluvias inició en forma en diversas zonas de la Mixteca hace aproximadamente un par de semanas. Sin embargo, en otras ha sido notoria la ausencia de las lluvias, las lluvias, lo que ha dado pie a que algunas autoridades municipales y agrarias hayan hecho circular la versión de que esta situación se debe a la presencia de avionetas que sobrevuelan las comunidades, supuestamente esparciendo un químico que ahuyenta las lluvias, provocando afectaciones a las siembras.

REPRODUCE EL REPORTAJE:[audio:http://audio.xeouradio.com/REPORTAJES/137 REPORTAJE LLUVIAS_31072020.mp3]   
ESCUCHA MÁS REPORTAJES

El asunto ha ido más lejos: en fechas recientes, 18 presidentes municipales de la zona chocholteca denunciaron a través de los medios el avistamiento de las aeronaves, y anunciaron que pedirán la intervención del gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, para pedirle que la Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO), realice una investigación sobre el tema, para confirmar o descartar en su caso si los sobrevuelos de las avionetas y lo químicos que supuestamente esparcen son responsables de la ausencia de las lluvias en esa zona.

Los denunciantes aseguraron que desde hace una década, en la época de lluvias, se observan avionetas sobre las comunidades de la zona y que existe la sospecha que desde las mencionadas aeronaves se arrojan químicos para dispersar las nubes y evitar las lluvias, ya que las aeronaves sólo son observadas cada año al inicio de la temporada de lluvias.

Atribuyeron esta situación a los propietarios de las granjas avícolas que existen en la zona de Tehuacán, Puebla, y de las granjas avícolas y porcícolas instaladas en la última década en Coixtlahuaca, así como en Tepetlapa y San Miguel Tequixtepec.

A las autoridades municipales y agrarias se sumó el diputado local Alejandro López Bravo, quien dio a conocer que respaldaría sus demandas para que fueran atendidas.

El tema de las supuestas avionetas “rompenubes” no es nuevo, pero cobró mayor fuerza a partir del año 2016, cuando se dieron a conocer, a través de las redes sociales, supuestas declaraciones de trabajadores de la Agencia Española de Meteorología ante la Unión Europea, lo que resultó una fake news, pues dichas declaraciones nunca existieron.

Las versiones que relacionan el sobrevuelo de avionetas con alteraciones del clima, afectaciones a la agricultura, e incluso con objetivos perversos contra los seres humanos son diversas.

En diferentes países se han difundido versiones en el sentido de que desde las avionetas se arrojan productos químicos para evitar las lluvias o para hacer que llueva en un lugar determinado. Pero los promotores de la teoría de la conspiración han ido más lejos: han esparcido la versión de que desde las aeronaves se fumiga a la población para vacunarla de manera masiva o para esterilizarla; y en los últimos meses se ha sumado la versión de que las avionetas son utilizadas para esparcir el virus causante del COVID-19.

CAMPO

Desde hace varios años, en la zona de Tehuacán, Puebla, algunas organizaciones autodenominadas sociales han realizado denuncias similares a las de los presidentes municipales de la zona chocholteca; y en la zona conurbada de la ciudad de Puebla, algunas autoridades y campesinos han denunciado que los responsables de la planta automotriz de Volkswagen ahuyentan las lluvias mediante el estallido de cohetones.

Otra de las fake news relacionadas con el tema es la que señala que el gobierno de China habría utilizado aviones “rompenubes” para evitar que la lluvia interfiriera en la inauguración de los Juegos Olímpicos de 2008 en Beijin (Pekín).

Sin embargo, hasta el momento no existe evidencia científica que sustente dichas versiones; así lo asegura la doctora Gabriela Álvarez Olguín, profesora investigadora de la Universidad Tecnológica de la Mixteca (UTM).

“Como una evidencia científica que estas pruebas realmente tengan un resultado positivo hacia la creación de lluvias o disipación de lluvias no está comprobado; realmente esa práctica se realiza en otros países, donde consiste en agregar yoduro de plata a la atmosfera y con esto logar la precipitación, pero tampoco hay una evidencia que nos diga que esto funciona”, precisó.

En relación con la denuncia de las autoridades de la zona chocholteca, señaló:

“Me causó un poquito de incertidumbre porque no dicen qué químico están rociando, sería difícil comprobar; además, no tenemos una línea para partir de cómo antes se comportaban las lluvia y en tiempo real; no es tan fácil comprobarlo, a menos que se tuviera la evidencia de que se estuviera rociando el químico, pero es bastante complicado asegurar sobre esta teoría”, dijo.

En efecto: aunque en otros países se han realizado algunos experimentos para modificar las precipitaciones pluviales, éstos han sido para provocar la lluvia, no para eliminarla.

Estos experimentos consisten en arrojar yoduro de plata nubes para potenciar la formación de partículas de precipitación y que éstas caigan de las nubes"; así también, para acelerar la formación de cristales de hielo y hace que caigan en forma de granizo, antes de que alcancen un tamaño mayor. Pero dichos experimentos han arrojado resultados poco eficaces.

Uno de los experimentos más importantes fue el “Proyecto de Intensificación de la Precipitación”, realizado en España por la Organización Meteorológica Mundial entre 1979 y 1981, pero los resultados fueron decepcionantes.

Por otra parte, científicos de la Universidad de California Irvine entrevistaron a más de 70 de los mejores meteorólogos del planeta, y el 98.7% de ellos dijo que no han encontrado pruebas de fumigaciones de este tipo a través de aeronaves.

De lo que sí existen evidencias es de que desde hace varias décadas los seres humanos hemos estado degradando los sistemas forestales, es decir la vegetación propia de la región, lo que ha provocado que disminuya la infiltración de la recarga de acuíferos, y el aumento de los escurrimientos superficiales que originan inundaciones; asimismo, repercute en la disminución de las lluvias, subrayó la doctora Álvarez Olguín.

“Deberíamos estar preocupados por otro tipo de factores que realmente están incidiendo en que cada vez tengamos menos lluvias, sobre todo aquí en la Mixteca, que como sabemos las precipitaciones son erráticas. Deberíamos enfocarnos más a aquellos factores que están incidiendo en un cambio climático regional, como es la deforestación debido a prácticas como el sobrepastoreo y la expansión de granjas agrícolas… Al final de cuentas esas plantas, si las extraemos, todo ese equilibrio se va rompiendo y al final se traduce en disminución de lluvias y la desaparición de fuentes de agua. Debemos tener conciencia de plantar un árbol no sólo en la casa sino en los cerros, que son una fuente de recarga de acuíferos”, dijo.

La investigadora de la UTM pidió no culpar a terceros por esta situación, y empezar a trabajar desde nuestro hogar y en la comunidad, para tratar de revertir el impacto negativo sobre los recursos naturales y asumir nuestra responsabilidad en el cuidado del ambiente.

Reiteró que aún estamos a tiempo para revertir el daño que hemos causado al ecosistema, y de esta manera mejorar nuestro planeta.

—————————————————

PLATAFORMAS DIGITALES:

Deja un comentario