Sistema Radiofónico Informativo

EDITORIAL. La delincuencia, inmune al COVID 19

SRI-8

03 de abril. A pesar de la pandemia del COVID 19 que azota a muchos países del mundo y provocó la declaratoria de “emergencia sanitaria” por parte del gobierno mexicano, la inseguridad no da tregua. Y es que los robos y los asaltos siguen a la orden del día a lo largo y ancho del país; y el estado de Oaxaca no escapa a esta realidad.

El llamado que las autoridades realizan una y otra vez a la población para que no salga de casa, parece no aplicar para los delincuentes, quienes siguen haciendo de las suyas.

Los asaltos a automovilistas y a vehículos de transporte de mercancías son el pan nuestro de cada día en las carreteras que comunican a Huajuapan con el centro del país, principalmente la 125 Huajuapan-Tehuacán, y la 190 México-Oaxaca, esta última en el tramo Izúcar de Matamoros-Acatlán de Osorio.

Desde hace al menos un par de años, conductores de vehículos que tienen la necesidad de circular por esas vías y empresarios de Huajuapan de León han exigido de manera reiterada a las autoridades frenar los frecuentes atracos que se registran en dichas carreteras.

Pero la creciente inseguridad no se limita a las carreteras, pues está presente prácticamente todos los días en esta ciudad, tanto en los comercios como en las calles, e incluso en las viviendas.

Representantes del sector empresarial de Huajuapan se han reunido frecuentemente con las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca, tan frecuentemente como lo han sido los ilícitos; pero dichas reuniones solo han servido para la foto, pues la inseguridad no cesa, ya que los delincuentes parecen haber perfeccionado su estrategia, superando con creces la de las autoridades.

Hasta hoy han sido pocas las acciones de las autoridades, y muchos los atracos que han puesto a la ciudadanía de cabeza y han generado una sensación de hartazgo, pues los ilícitos son cometidos un día sí y el otro también.

Contar con más y mejores estrategias de seguridad por parte de las autoridades es una necesidad urgente, sobre todo en un momento crítico como el que vivimos los mexicanos, caracterizado por una emergencia sanitaria que tendrá graves impactos en la economía nacional y que golpeará con especial fuerza los bolsillos de las familias.

Y es que los grupos delincuenciales han aprovechado las medidas implementadas por las autoridades, para seguir actuando a lo largo y ancho del territorio nacional.

Ante este panorama, los empresarios locales han reiterado su exigencia para que las autoridades de seguridad pública hagan su trabajo e implementen acciones que permitan abatir la incidencia de los delitos antes mencionados, y generar la tranquilidad que los diversos sectores de la población necesitan y reclaman, sobre todos en tiempos de crisis sanitaria y económica.

Las medidas adoptadas por ciudadanos, empresarios y prestadores de servicios, entre otros sectores de la población, para evitar ser víctimas de asaltos son no salir a carretera o a las calles a determinadas horas, cerrar sus establecimientos más temprano de lo que acostumbraban, y sellar sus casas o negocios, son un reflejo de que la delincuencia va ganando terreno cada día; porque ni la adopción de medidas de este tipo es ya una garantía de seguridad, como ha quedado demostrado en muchos casos recientes.

La situación que enfrenta la sociedad en materia de seguridad pública no es nada favorable, pues en nuestro municipio, en la entidad y en el país, la incidencia delictiva va en aumento, por lo que las autoridades están obligadas a actuar con la eficacia y la urgencia que la situación demanda.

Hoy se requiere con urgencia que los tres órdenes de gobierno implementen acciones inmediatas y efectivas para brindar mayor seguridad a los empresarios, a los comerciantes y a todos los ciudadanos en general.

La ciudadanía está llegando al hartazgo ante la inseguridad que, a pesar de las promesas de las autoridades, se ha vuelto insostenible. Los ciudadanos tienen otros datos, y estos reflejan que la situación en materia de seguridad se ha vuelto más difícil cada día.

A pesar de la emergencia sanitaria, la delincuencia no descansa; los delincuentes parecen no estar dispuestos a acatar las indicaciones de las autoridades sanitarias para quedarse en casa; por el contrario, todo parece indicar que tratarán de aprovechar que muchos ciudadanos están cerrando sus comercios y oficinas, para que ellos hagan de las suyas con mayor tranquilidad.

Y es que la delincuencia parece ser inmune al COVID 19.