Sistema Radiofónico Informativo

REPORTAJE. El sismo que transformó a Huajuapan

Sismo de 1980 en Huajuapansismo de octubre de 1980

24 de octubre. Todo parecía normal aquella mañana de viernes 24 de octubre de 1980. Las personas acudían a realizar sus primeras actividades del día, otras más realizaban sus compras después de dejar a sus hijos en las escuelas, sin imaginar que a partir de las ocho de la mañana con 53 minutos nada volvería ser igual, ya que a esa hora 47 eternos segundos estremecieron a Huajuapan con un sismo de magnitud 6.8 grados en la escala de Richter.

Los segundos que duró el sismo fueron eternos para quienes lo vivieron y presenciaron en un instante el desplome de casas, el colapso del Palacio Municipal, la caída de una de las torres de la catedral y, lo más lamentable, la pérdida de vidas humanas de decenas de personas que quedaron atrapados entre los escombros.

Después de los 47 eternos segundos, entre la nube de polvo, niños, hombres y mujeres salieron como pudieron de sus hogares, trabajos o escuelas; otros más empezaron a deambular por las calles para buscar a sus familiares; otros más se quedaron atónitos ante lo ocurrido.

Las calles se llenaron de polvo y escombros; parecían por un momento que la historia de Huajuapan como ciudad llegaba a su final, al ver destruida casi en su totalidad la poca infraestructura urbana con la que contaba hace 39 años. Sin embargo, la unidad, la solidaridad, la fortaleza, el cariño y la gratitud de un sinnúmero de personas se hizo presente. Fueron muchos los que empezaron a trabajar en lo que era la prioridad: tratar de encontrar a personas con vida debajo de los escombros.

Derivado del sismo, jóvenes y profesionistas de la salud empezaron a organizarse de manera voluntaria para atender a los heridos.

El delegado de la Comisión Nacional de Emergencia (CNE) Carlos Torres González, comenta que, derivado de la tragedia de 1980, surgió ese cuerpo de auxilio, con el único objetivo de ayudar a quienes lo requerían.

“Por iniciativa de varios compañeros al mando del doctor Alfredo Loranca Ventura, fuimos varios los que participamos en aquel tiempo, a raíz de que en el temblor de 1980 no se contaba con cuerpos de rescate. No teníamos nada; entre los mismos compañeros que ayudaron en las labores de sacar lesionados de los escombros, de participar; a raíz de eso el doctor Alfredo Loranca Ventura inició el grupo de rescate”, comentó.

Torres González narró que a sus 17 años empezó a auxiliar a las personas que se encontraban en riesgo, de manera conjunta con sus compañeros “Ziziño” y “Coco”, entre otros.

Apoyados por el doctor Alfredo, organizaron un grupo para atender a los lesionados, principalmente en la calle 16 de septiembre, trasladando a personas con heridas a clínicas o al Parque Independencia, que se habilitó para atender a los lesionados.

sismo del 24 de octubre de 1980

“Fueron muchas historias. Cuando llegamos al portal, apoyando con una grúa del compañero Chino Balbuena, él también se unió al grupo para formar la CNE con sus grúas, apoyando a él para mover con cadenas, nos recuerda eso”, comentó.

Sismo de 1980Sismo de  1980

El cronista municipal Santiago Barragán Zamora mencionó que el sismo dejó tragedia, conmoción, llanto, ya que mujeres y hombres buscaban desesperadamente a sus familiares; otros más rezaban en las calles.

Durante el sismo, él se encontraba cuidando el negocio de sus padres ubicado en la calle Nuyoó, ya que el sismo afectó las entradas de los establecimientos comerciales. Para evitar la rapiña, elementos del Ejército Mexicano resguardaron la seguridad y ayudaron a la población.

“El Ejército bajó por las calles que estaban en total silencio; bajaron por la calle de Trujano; el hotel Viñas estaba completamente derrumbado, había gente hincada, rezando. Era una situación de caos terrible; la iglesia Catedral presentaba un daño en una de sus torres, que era un riesgo muy grande para la población, y el Palacio Municipal estaba dañado en su estructura. Recuerdo que en la esquina de la calle de Trujano con Morelos todavía estaba la mesa de donde rescataron a un niño que se pudo meter bajo esa mesa cuando cayeron los escombros”, comentó.

Efectivamente, en medio de la tragedia también quedaron en la historia de Huajuapan los “milagros” del sismo de 1980, como el del niño Luis Vásquez González, quien quedó atrapado entre los escombros y fue rescatado prácticamente ileso.

Valentina Marcela Vásquez González, hermana de Luis, recuerda que la mañana del 24 de octubre de 1980 ella se encontraba en clases en la Escuela Primaria “Teresita Martín”, lugar de donde salieron todos los alumnos para resguardarse en la calle Isabel la Católica, mejor conocida como la “L”.

Mencionó que, cuando reaccionó, empezó a buscar a su hermano Luis, quien cada mañana atendía el puesto de donitas norteñas de sus padres, en el lado norte del portal Valerio Trujano. Al llegar, encontró en el lugar únicamente a los militares, a su hermano Cesar y a sus papás, así como a muchas personas que trabajaban para rescatar a su hermano, quien había quedado sepultado entre las ruinas.

Después de varias horas de remoción de los escombros, lograron rescatar sano y salvo a Luis, quien fue atendido en ese lugar por el doctor Rafael Morales y posteriormente trasladado al consultorio del doctor Lauro Niño de Rivera Leyva, ubicado en la calle Antonio de León, a unos metros del portal.

“Con el tiempo pregunté a mi hermano cómo fue que se metió a la mesa y él (Luis) me contesto: ‘Mira, hermana, yo estaba pensando que ya iba a pasar (el temblor), estaba platicando con un amigo de mi hermano mayor y me decía ¡Salte, Luis, salte!’ El otro corrió y salió, pero él (Luis) corrió del otro lado, donde empezaron a caer las piedras y el portal municipal, y se cayó la puerta de una paletería de la señora Lucha Ibáñez; entonces él se quedó en un huequito; medio escuchaba voces y él solicitaba ayuda, la cual llegó minutos después”, narró.

Marcela Vásquez recuerda que la mesa donde se resguardo Luis fue construida por su papá con una puerta de madera que tenían en su casa, y cual resistió la caída de los escombros que cayeron por el sismo.

sismo del 24 de octubre

Sin duda alguna, aquel sismo del 24 de octubre de 1980 quedará en el recuerdo de los huajuapeños que vivieron ese trágico episodio que dejó muertos y heridos, y que cambió por completo no solo la vida, sino la infraestructura de la Heroica Huajuapan.

– Gerardo Cruz

Twitter: @gerardo_sri

Facebook: Sistema Radiofónico Informativo