Sistema Radiofónico Informativo

REPORTAJE. La palma y su importancia en la Mixteca

artesanas de palmatejedoras de palma

18 de octubre. Durante mucho tiempo la palma se convirtió en el sustento de un gran número de familias de las comunidades de la Mixteca. Actualmente, en algunas localidades, las nuevas generaciones aún conservan la tradición de elaborar artesanía de palma, pero introduciendo algunas innovaciones para darles un valor agregado.

REPRODUCE EL REPORTAJE:[audio:http://audio.xeouradio.com/REPORTAJES/123 REPORTAJE PALMA_18102019.mp3]   
ESCUCHA MÁS REPORTAJES

Tal es el caso de Magdalena Peñasco, en el distrito de Tlaxiaco, donde desde temprana edad las mujeres se inician en el tejido de palma para elaborar sombreros, petates, tenates y otros productos, según refiere Isabel Eugenia Sandoval.

Tejedora de palma de Magdalena Peñasco

Con el paso del tiempo, la elaboración del sombrero de palma ha sido sustituido por otros productos, ya que el precio por cada sombrero oscila entre los dos y los cinco pesos, cantidad que es insuficiente para alimentar a su familia, menciona.

Isabel Eugenia comenta que el manojo de palma con 150 piezas tiene un costo de 100 pesos, lo que ha obligado a las artesanas a prepararse para ofrecer productos de mayor calidad que también les permitan aprovechar al máximo la materia prima, lo que implica también dedicar más a la elaboración de productos como los tortilleros. Aunque el precio de venta de estos es mayor, la utilidad para las artesanas sigue siendo mínima.

“Se tarda un tiempo; por ejemplo, una tortillera se hace en un día, y ya los tenatitos también, los más chicos son los más laboriosos. Los vendemos a 50 pesos, para un día de trabajo”, dijo.

Por tal motivo, la artesana pidió a quienes comprar las artesanías de palma u otros productos elaborados en las comunidades indígenas que no regateen al momento de comprar.

“Que valoren nuestro trabajo, que nos paguen un precio justo, porque la verdad sí nos cuesta para tejerlos y eso no se hace de un día a otro día, hay que batallar mucho también”, mencionó.

Otras de las comunidades donde la palma se convirtió en la base para la generación de ingresos es Yucuñuti de Benito Juárez, en el municipio de Tezoatlán, donde hombres y mujeres se ven obligados a aprender ese oficio desde la más temprana edad, para ayudar a sus familias.

Elizabeth Zamora Tadeo mencionó que los tejedores de palma han adquirido nuevas técnicas y diseños, y han cambiado los productos tradicionales como los petates, el sombrero y los sopladores, a fin de ingresar a otros mercados donde los productos elaborados con un valor agregado los han posicionado poco a poco, generando con ello mayor un mayor ingreso económico para sus familias.

Mencionó que, para dar continuidad a la tradición de tejer la palma, dejó su comunidad de origen, como muchas otras familias, para establecerse en Huajuapan, donde sus conocimientos los ha compartido con niños desde seis años de edad y con adultos hasta de más de 80 años, para seguir preservando sus raíces, costumbres y tradiciones.

“Petate, sombreo, sopladores, servilleteros, lo que está teñido es palma natural, pero lo estamos hirviendo con azufre y pintando con anilina, es por eso que le damos otro uso a la palma y otro valor agregado, por ser una artesanía calificada. Tenemos trabajos maquilados, porque el valor aumenta, porque ya el cliente no quiere algo convencional, quiere algo moderno”, dijo.

Zamora Tadeo manifestó que la comodidad y la modernidad han desplazado lo tradicional, como es el petate, las personas han dejado de utilizar para sustituirlo por las camas y colchones. A pesar de esto, continúan elaborándolo para seguir preservando su identidad.

Manifestó que el precio de los productos de palma va de los 20 hasta los 400 pesos. Aseguró que el trabajo en cada pieza uno es único, realizado con amor, por lo que el precio de venta es mínimo, y las utilidades son de solo unos cuantos pesos.

“Yo les recomiendo que no regateen. La verdad, en cada pieza nosotros ponemos mucho empeño, para que el cliente cuando lo vea, el amor nace a primera vista, que diga ‘ese producto me gustó’, pero atrás hay mucho trabajo, tenemos que ir a cortar la palma, hervirla, plancharla, maquilarla. A mí personalmente me gustaría que valoren mucho mi trabajo, porque es un trabajo que una pieza la haces en un día o día y medio, y otros productos como una bolsa con valor de 450 pesos, pero es una semana y lo tengo que hacer”, dijo.

Por su parte, Balbina Sandra Morales Díaz, artesana originaria de Santa María Xochixtlapilco, comentó que el trabajo de la palma es único, ya que seleccionarla, curarla, ornearla y trabajar con ella con otras técnicas, ha generado un valor agregado a los productos, teniendo una mayor aceptación en el mercado local y nacional.

Tejedora de palma de Xochixtlapilco

Mencionó que productos como carpetas para documentos, carteras, bolsas de mano, entre otros, han posicionado a la artesanía elaborada en comunidades de la Mixteca.

“Ya han aceptado muy bien la parte artesanal de palma; antes no salía muy bien el producto y la dimos muy barata, por lo mismo que no se daba el valor necesario. Ahora que hemos estando en diferentes estados, ya le dan el valor a la artesanía de palma”, dijo.

Sin duda alguna, las tejedoras de palma de la Mixteca, día a día se siguen ganando con esfuerzo, dedicación y cariño el dinero para contribuir al sustento de sus familias.

Sus manos, pero sobre todo su creatividad, les permiten diseñar y elaborar desde un sombrero tradicional hasta una bolsa de mano que hace lucir a quienes la portan, como verdaderos mixtecos, orgullosos de su tierra y de sus raíces.

– Gerardo Cruz

Twitter: @gerardo_sri

Facebook: Sistema Radiofónico Informativo

—————————————————

PLATAFORMAS DIGITALES: