Sistema Radiofónico Informativo

Encuentran cadáver de defensor de derechos humanos en Tecomaxtlahuaca

** Inicia PGJE investigaciones **

 Víctor Alonso Altamirano, Subprocurador Regional de Justicia en la Mixteca

21 de julio. Víctor Alonso Altamirano, Subprocurador Regional de Justicia en la Mixteca, informó que este sábado, encontraron el cuerpo sin vida de Herón Luciano Sixto López, en el municipio de San Sebastián Tecomaxtlahuaca, quien era representante del Centro de Orientación y Asesoría a Pueblos Indígenas, el cual había desaparecido el 15 de julio de 2013 en Santiago Juxtlahuaca.

Manifestó que ante Manuel de Jesús López López, titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) ha instruido a su persona, así como Ernesto Zaure, Subprocurador de la Zona Norte, encabezan las investigaciones correspondientes sobre el asesinato del defensor de los derechos humanos.

Indicó que el cuerpo sin vida de Sixto López de 43 años de edad, lo encontraron campesinos en el paraje “Camino a Cahuaya” en Tecomaxtlahuaca, quienes se percataron de olor fétido, el cual pertenecía a una persona, por lo cual dieron aviso a la autoridad municipal, y estos a su vez a la Subprocuraduría.

“Con un equipo de peritos, medicina forense, química, planimetría, criminalística, estamos realizando las investigaciones correspondientes, para conocer las causas del asesinato de Sixto López, mismo que presentaba seis impactos de bala con orificio de entrada y salida, tres en el tórax, dos en la cabeza y uno en el cuello, donde de acuerdo a la necropsia de ley, registró que al momento de su localización contaba con 5 o 6 días de muerto”, indicó.

Alonso Altamirano, expresó que Agentes Estatales de Investigación (AEI) destacamentados en la Mixteca, así como en la zona norte de Oaxaca, han sumado esfuerzos para dar con el o los responsables del asesinato de Sixto López.

Dijo que la instrucción del procurador, es en disponer de los recursos materiales y humanos necesarios, para esclarecer el asesinato del defensor de los derechos humanos.

– Gerardo Cruz